¿Cómo pensar de manera empática?

El ser humano es un ser social que por naturaleza necesita interactuar con otros para subsistir. Esta condición, en la que a lo largo de la vida vamos estableciendo conexiones con otras personas como parte de la existencia misma, muestra cualidades y particularidades propias de cada individuo. Algunos son extrovertidos, otros tímidos, pero en esencia, todos tenemos una historia que contar. Hoy en nuestro blog IUVENIS, hablaremos sobre la empatía y te daremos algunos consejos para generar una mejor impresión en los demás.

Ser empática, implica escuchar antes de hablar.

¿Te has dado cuenta que en muchas conversaciones, las personas solo quieren ser escuchadas y se les dificulta oír al otro? Esta, es una realidad que desde la comunicación refiere inconsistencias, puesto que al no permitirte involucrarte en la conversación del otro, puedes proyectar una imagen indiferente. El ser empática, además de saber en qué momento hablar, también implica el desarrollo de tus habilidades de escucha. Te sorprendería saber todo lo que puedes lograr, cuando realmente te das la posibilidad de prestar atención al otro… muchas veces, el solo hecho de hacerlo, te permite dejar una huella en su corazón.

Crear conexiones

Si de repente te encuentras hablando con alguien que no conoces o que no has tenido la oportunidad de tratar a profundidad, intenta abordar temas generales que te lleven a particularidades en común. Como lo mencionábamos anteriormente, el hecho de escuchar antes de hablar, te permite anticipar situaciones y contextos, que puedes utilizar a tu favor para dirigirte asertivamente en una conversación. Conforme vaya avanzando la plática, puedes ir dirigiendo el diálogo hacia temas que te resulten interesantes, o enfatizar áreas que la otra persona haya tratado en su charla; además de mostrar interés y atención, te permitirá establecer mejores conexiones con tu interlocutor.

Se imparcial y muestra una perspectiva amplia de la vida

Como individuos, somos el resultado de múltiples creencias que hemos recibido desde nuestra crianza, lo cual nos da una identidad característica frente a los demás, sin embargo, no siempre podemos interactuar con personas que estén de acuerdo con nuestras perspectivas o definiciones de la vida. Cuando esto sucede y de repente nos enfrentamos a ideas contrarias, siempre podremos expresar nuestro punto de vista con respeto y serenidad. El hecho que otro no esté de acuerdo con tu opinión, no quiere decir que esté en tu contra, es por ello fundamental, ser imparcial y objetiva para poder escuchar sin necesidad de alterarte. Procura encontrar en cada persona que conozcas, una virtud de la cual puedas aprender… si lo practicas, verás que a pesar de las divergencias, siempre podrás sacar elementos en común.

Sonríe y muestra una cara amable como tu mejor accesorio

Una actitud optimista, propositiva y edificante, siempre va a generar un impacto positivo en tu vida y en la de quienes te rodean. Cuando te enfocas en encontrar los aspectos favorables de cada situación (por más difícil que esta sea), atraes a tu vida una energía transformadora que hace que todo sea posible. No temas mostrar tu encanto natural y sorpréndete al ver como este actúa como un imán en las personas. Sin temor a equivocaciones, este cambio de actitud te permitirá ser escuchada con mucha más atención que cuando te diriges a través de quejas o reclamos… por eso siempre trata de sonreír y disfrutar la vida.

La empatía es una gran cualidad que muchas personas desarrollan de manera natural, sin embargo, esto no implica que quienes sufren de timidez o son pesimistas, estén imposibilitados de integrar este concepto en sus relaciones interpersonales. Si este es tu caso, trata de seguir algunos de estos consejos y sentirás una gran diferencia en tu corazón.

Como siempre, espero que esta nota haya sido de tu agrado y te deseo un hermoso día.

Archivado en: Cuidado Interior Escrito por: iuvenis
Comentarios desactivados en ¿Cómo pensar de manera empática?

Comments

© 2014 IUVENIS - Biosim S. A. de C. V.