Acné; una marca que no tiene que dejar huella.

El acné es una afección de la piel que se presenta a través de la aparición de granos y pústulas que se generan por factores hormonales y/o hereditarios. En ese sentido, el acné propio de la adolescencia no es el mismo que por ejemplo, podemos tener en la vida adulta, ya que las condiciones del organismo son diferentes, por ello, es de vital importancia que se cuente con la asesoría de un dermatólogo experto para determina que tipo de acné es el que se está padeciendo.

Generalidades del acné.

Los poros contienen glándulas sebáceas, que como su nombre lo indica, son las encargadas de producir el sebo o grasa que la piel requiere para estar en óptimas condiciones de humectación y lubricación. En el momento que por cambios hormonales o de otra índole, las glándulas producen un exceso de sebo, los poros se obstruyen y es entonces cuando las bacterias (principalmente del tipo Propionibacterium acnes) se encapsulan y propician el comienzo del acné.

En cuanto a la forma o manifestaciones, existen múltiples clasificaciones que se pueden evaluar por niveles (leve o grado 1, moderado o grado 2 , severo o grado, muy severo o grado 4), por tipo (comedoniano, papuloso, atrófico, conglobata, quístico, queloideo) por periodo de aparición (neonatorum o en recién nacidos, infantíl, adolescente o pre menstrual) o por agentes externos (tropical, por contacto, cosmético, ocupacional, iatrogénico, androgénicos, rosácea). Lo anterior, te muestra la complejidad de este tema, por ende, antes de empezar cualquier tratamiento o procedimiento casero, consulta con un experto en la materia.

¡Resiste la tentación y no te pellizques!

Aunque no lo creas, cuando pellizcas las pústulas o granitos propios del acné, en realidad puedes estar generando un problema mucho mayor, ya que generalmente al hacer esto, pueden presentarse las siguientes circunstancias:

Infección en la zona: De no tener los cuidados básicos o la asepsia necesaria en la zona a tratar, puedes infectar la erupción y enquistar más el grano. Este tipo de situaciones pueden ser muy delicadas de presentarse y no ser atendidas profesionalmente.

Propagación de granos: Así es… como bien sabes, la piel está compuesta de varias capas, por lo cual a nivel molecular, si haces una extracción casera, lo más probable es que la materia se propague por la dermis y se redistribuya en la aparición de nuevos granitos y definitivamente, no es lo que queremos.

Aparición de cicatrices irreversibles: Este sin duda alguna es uno de los efectos más negativos de pellizcar tu cara, ya que generas daños en la estructura interior de la piel, que luego se reflejan en marcas, a causa de estar rompiendo vasos sanguíneos y acumulación de sangre infectada.

Atiende las necesidades de tu piel con productos de calidad.

Si ya has identificado con tu dermatólogo de confianza que tipo de acné padeces, sabrás también que tipo de productos son ideales para atender dicha afección, sin embargo, existen generalidades que a nadie hacen daño y que en términos globales, hacen parte de una rutina saludable de cuidados de la piel. En primera instancia, la hidratación es un tema muy importante, por lo cual, es benéfico tomar un promedio de 2 litros de agua al día para ayudar al proceso natural de desintoxicación del organismo.

Así mismo, el ejercicio constante y una dieta balanceada baja en grasas y azúcares, mejoran significativamente las condiciones de la piel.
A nivel externo, existen agentes como la contaminación o los cambios en el medio ambiente, que incrementan la producción de las bacterias pro acné, por lo cual, una rutina de limpieza facial bien establecida, con productos 100% hipoalergénicos y libre de fragancias irritantes, es fundamental en el tratamiento de lesiones y erupciones del acné.

Al respecto, la limpieza facial adecuada, debe incluir la utilización de jabones neutros y agua tibia, preferiblemente. Se procede humedeciendo la piel con agua tibia, luego se humectan las manos con jabón para proceder la limpieza, realizando movimientos circulares por todo el rostro y finalmente se retira con agua fría para cerrar los poros. Posteriormente, es importante contar con productos especializados como lociones o cremas que puedan complementar el proceso de limpieza, sin resecar el rostro en este caso.

No olvides que es muy importante tener hidratada tu piel adecuadamente, ya que si existe resequedad, tu organismo se encargará de contrarrestarla con una mayor producción de sebo y por consiguiente, el acné seguirá siendo un constante problema.

IUVENIS, crema facial, es un producto especializado para el cuidado del rostro. Su formulación a base de extractos de origen vegetal y marino, sumados a un potente optimizador de la función celular, hidratan la piel profundamente sin sensación grasosa. Sus activos matificantes, ayudan a controlar la producción de sebo e inhiben el crecimiento de las bacterias pro acne. IUVENIS, crema facial, es un producto libre de fragancias y 100% hipoalergénico (certificado por CENCON), ideal para todo tipo de piel.

Sea cual sea tu caso de acné, consulta a un experto en la materia y brinda a tu piel los cuidados que merece, ya que esta es el lienzo sobre el cual pintas la obra de tu vida. Espero que esta información haya sido de tu agrado y como siempre, te deseo un maravilloso día.

Archivado en: Cuidado de la Piel Escrito por: iuvenis
Comentarios desactivados en Acné; una marca que no tiene que dejar huella.

Comments

© 2014 IUVENIS - Biosim S. A. de C. V.