Archivo por meses: junio 2015

¿Cual es mi estilo personal?

Todas las mujeres tenemos el derecho de vernos guapas y expresar nuestra personalidad a través de lo que usamos. Los atuendos que vemos en las revistas, el cine o la TV, son fuente de inspiración para encontrar un look que nos identifique, pero: ¿Como aterrizar estas tendencias y conservar tu identidad? Si me acompañas en esta nota, te mostraré cuales son los estilos más populares para que encuentres el que mejor se adapta a tu personalidad.

Clase de estilos:
Actualmente, los estilos pueden clasificarse de acuerdo a la influencia estética que los definen, las cuales expresan características personales que armonizan con la identidad de cada quién. Dentro de estas categorías de estilo, podemos numerar las siguientes:


Estilo Elegante:
A diferencia del estilo tradicional, el estilo elegante logra ir más allá de los diseños conservadores y sube la apuesta al poner un cuidado minucioso en los detalles. Esta manera de vestir, es asociada a personas con alto poder adquisitivo, posición social y estatus que se refleja en la elección de prendas con un alto nivel de refinamiento. Grandes mandatarios y personalidades de la realeza como Diana de Gales, son un claro ejemplo de la imagen que se proyecta desde este estilo.

Estilo Natural:
Simple y ligero… Práctico, cómodo y de materiales naturales que son agradables en textura al tacto. Así podríamos sintetizar el estilo natural, basado en un modelo estético en el que menos es más. Un tanto casual, suele expresarse con cantidades mínimas de accesorios y siluetas holgadas. Quienes prefieren esta forma de vestir, son apacibles, descomplicados y siempre buscarán tejidos frescos que no limiten su movilidad. La galardonada Julia Roberts, además de impactar con su belleza natural, es una persona que identifica con esta corriente del diseño.

Estilo Creativo:
El estilo creativo es pintoresco y se caracteriza por no tener prácticamente límites, tal como sucede con la imaginación de quienes se dedican a actividades relacionadas con el arte o el pensamiento creativo. Colores, formas, texturas y múltiples siluetas, son válidas aquí, ya que son parte de manifestaciones propias de un espíritu al que le gusta generar sus propios lenguajes y que sin duda, sabe como expresarlos. Agatha Ruíz Dela Prada, es una diseñadora que ha apostado su propuesta estética a este estilo colorido y singular.

Estilo Dramático:
Las apasionadas de la moda que están a tono con las últimas tendencias de las pasarelas, son las mujeres que particularmente siguen este estilo. En términos generales, el estilo dramático siempre busca estar a la vanguardia, utilizando accesorios y prendas que desde su criterio, imponen tendencias, debido a que no buscan seguir al resto, sino todo lo contrario. En este estilo, adelantarse a lo que está de moda es primordial y nada se deja al azar, ya que tienen un alto sentido estético y buen ojo para la arquitectura de las prendas. Por supuesto, para este estilo, una de las mujeres más afamadas, seguidora de esta corriente del vestir es Victoria Beckham.

Estilo Romántico:
Si te gustan lo ultra femenino, los encajes, los diseños tiernos y en general todo aquello que endulce tu imagen, sin duda alguna, este es tu estilo. El estilo romántico, se caracteriza por el uso de texturas y materiales suaves, que proporcionen un efecto muy etéreo en siluetas más holgadas o que tengan buen movimiento y caida. Definitivamente predominan los colores suaves en gamas tenues que en ocasiones, pueden caer en lo cursi. Una fiel exponente de este estilo, es la cantante Taylor Swift.

Estilo Bohemio: Aunque en muchos listados no se incluye, el estilo bohemio logra sustentar una influencia estética a partir de la reminiscencia de prendas vintage que pueden ser contrastadas con estilos modernos, lo cual genera un look muy particular. Este estilo se ve influenciado por movimientos artísticos, décadas pasadas o elementos dignos de reflexión desde el discurso de la moda. Las mujeres que lo portan, suelen contrastar una personalidad creativa y artística, con un espíritu bohemio y poético, por lo cual, son fanáticas de las tiendas de segunda mano donde siempre esperan hallar tesoros escondidos. Un ejemplo perfecto de como se lleva este estilo de manera sofisticada, es la modelo de Victoriaś Secrets, Alessandra Ambrosio.

Estilo Seductor: Por antonomasia, es el estilo preferido por millones de latinas voluptuosas que disfrutan realzar sus curvas y atributos. En este tipo de imagen, es común la predilección por prendas entalladas, en ocasiones reveladoras, que despierten el atractivo físico de quien las porta. En el estilo sensual, las faldas cortas, los escotes pronunciados y colores brillantes, son protagonistas en la indumentaria de mujeres desinhibidas, espontáneas y que disfrutan ser el centro de todas las miradas. Para ejemplificar este estilo, no habría mejor exponente que la Colombiana Sofía Vergara.

Estilo Tradicional:
Si te gusta ser más conservadora a la hora de vestir, este es tu estilo ideal, ya que valoras piezas clásicas y buscas siluetas no muy ajustadas. Particularmente el estilo tradicional, suele relacionarse con personas reservadas, recatadas, en ocasiones tímidas o que por su trabajo, respondan a un perfil muy formal. En ocasiones, este estilo es un poco simple, siendo muy prolijo en formas, colores y texturas. Una de las personalidades que a pesar de su juventud le apuesta a este estilo, es Kate Middleton, esposa del príncipe Guillermo, duque de Cambridge.

Espero que esta información haya sido de tu agrado y que descubras cual es el estilo que mejor refleja tu personalidad. Que tengas un excelente día.

Que viva el amor…

Conmocionada por la ruptura de una de las parejas más icónicas de la cultura pop, quise escribir unas cuantas líneas para todas las románticas empedernidas que aún creemos en el amor y el valor de perdonar.

Seguramente, Marge Simpson es un ejemplo de mujer que entrega su corazón sin reservas, y aunque nos reafirmaba el sentido más puro de este sentimiento, los problemas la llevaron a tomar la decisión de culminar una etapa de 27 años al lado de Homero. Independientemente de que sean dibujos animados, realidad, ficción o un reflejo de la sociedad, lo cierto es que da un punto de partida a diferentes debates sobre el valor que damos a las relaciones y en si al compromiso.

Seamos claras en algo; el hecho de ser una romántica de antaño, no me impide tener una perspectiva moderna sobre el matrimonio, como la unión de dos personas que se aman en su momento, pero que bajo determinadas circunstancias, pueden llegar a transformar dichos sentimientos y verse totalmente distantes el uno del otro.

Si lo anterior es una realidad y nos permite reflexionar respecto al compromiso y las uniones… ¿Que está fallando en nuestra era, que nos lleva cada vez a establecer relaciones menos duraderas? Desde mi punto de vista, la modernidad nos ha llevado a ser más individualistas, dificultando en ocasiones, la capacidad de intermediar cuando no estamos acostumbradas a perdonar. Posiblemente, cuando vamos de una relación a otra, es porque no nos damos el tiempo necesario para conocernos y racionalizar las emociones… y si no nos conocemos a nosotras mismas: ¿Cómo podremos conocer a alguien más? Esta pregunta es vital, porque de ahí, nace todo.

Las uniones amorosas, podría decirse, son un campo en el que vamos construyendo a diario la relación que tenemos, por ende, es de vital importancia contar con bases sólidas, fundamentadas en el respeto, la confianza y la consideración… de no ser así, seguramente veremos que esta relación será disfuncional y tarde o temprano se derrumbará, como si se tratará de un edificio que se construyó sin antes haber evaluado la resistencia de sus pilares.

Amar es un acto de dos y refiere esfuerzos, compromiso y paciencia… También, pone en evidencia nuestros defectos y virtudes, por lo cual, el amor verdadero siempre encontrará las armas para luchar contra la adversidad… de igual forma, cuando el amor es legítimo, sabe entender las razones por las cuales el otro corazón decide decir adiós, lo importante, en todo caso, es aprender a aceptar las realidades del otro y asumir las propias, intentando día a día, ser una mejor versión de nosotras mismas.

Siento un poco de pena, porque amaba ver en pantalla a Homero y a Marge juntos, pero… Ahora solo puedo agregar que al igual que en la vida misma, el amor debe ser un motivo de celebración y de sufrimiento, porque cuando es así y ya no hay magia cuando miras a tu pareja a los ojos, es importante recuperarla, aunque sea, desde una perspectiva individual. La vida sigue y mientras sea así, nuestro corazón no dejará de latir.

Acné; una marca que no tiene que dejar huella.

El acné es una afección de la piel que se presenta a través de la aparición de granos y pústulas que se generan por factores hormonales y/o hereditarios. En ese sentido, el acné propio de la adolescencia no es el mismo que por ejemplo, podemos tener en la vida adulta, ya que las condiciones del organismo son diferentes, por ello, es de vital importancia que se cuente con la asesoría de un dermatólogo experto para determina que tipo de acné es el que se está padeciendo.

Generalidades del acné.

Los poros contienen glándulas sebáceas, que como su nombre lo indica, son las encargadas de producir el sebo o grasa que la piel requiere para estar en óptimas condiciones de humectación y lubricación. En el momento que por cambios hormonales o de otra índole, las glándulas producen un exceso de sebo, los poros se obstruyen y es entonces cuando las bacterias (principalmente del tipo Propionibacterium acnes) se encapsulan y propician el comienzo del acné.

En cuanto a la forma o manifestaciones, existen múltiples clasificaciones que se pueden evaluar por niveles (leve o grado 1, moderado o grado 2 , severo o grado, muy severo o grado 4), por tipo (comedoniano, papuloso, atrófico, conglobata, quístico, queloideo) por periodo de aparición (neonatorum o en recién nacidos, infantíl, adolescente o pre menstrual) o por agentes externos (tropical, por contacto, cosmético, ocupacional, iatrogénico, androgénicos, rosácea). Lo anterior, te muestra la complejidad de este tema, por ende, antes de empezar cualquier tratamiento o procedimiento casero, consulta con un experto en la materia.

¡Resiste la tentación y no te pellizques!

Aunque no lo creas, cuando pellizcas las pústulas o granitos propios del acné, en realidad puedes estar generando un problema mucho mayor, ya que generalmente al hacer esto, pueden presentarse las siguientes circunstancias:

Infección en la zona: De no tener los cuidados básicos o la asepsia necesaria en la zona a tratar, puedes infectar la erupción y enquistar más el grano. Este tipo de situaciones pueden ser muy delicadas de presentarse y no ser atendidas profesionalmente.

Propagación de granos: Así es… como bien sabes, la piel está compuesta de varias capas, por lo cual a nivel molecular, si haces una extracción casera, lo más probable es que la materia se propague por la dermis y se redistribuya en la aparición de nuevos granitos y definitivamente, no es lo que queremos.

Aparición de cicatrices irreversibles: Este sin duda alguna es uno de los efectos más negativos de pellizcar tu cara, ya que generas daños en la estructura interior de la piel, que luego se reflejan en marcas, a causa de estar rompiendo vasos sanguíneos y acumulación de sangre infectada.

Atiende las necesidades de tu piel con productos de calidad.

Si ya has identificado con tu dermatólogo de confianza que tipo de acné padeces, sabrás también que tipo de productos son ideales para atender dicha afección, sin embargo, existen generalidades que a nadie hacen daño y que en términos globales, hacen parte de una rutina saludable de cuidados de la piel. En primera instancia, la hidratación es un tema muy importante, por lo cual, es benéfico tomar un promedio de 2 litros de agua al día para ayudar al proceso natural de desintoxicación del organismo.

Así mismo, el ejercicio constante y una dieta balanceada baja en grasas y azúcares, mejoran significativamente las condiciones de la piel.
A nivel externo, existen agentes como la contaminación o los cambios en el medio ambiente, que incrementan la producción de las bacterias pro acné, por lo cual, una rutina de limpieza facial bien establecida, con productos 100% hipoalergénicos y libre de fragancias irritantes, es fundamental en el tratamiento de lesiones y erupciones del acné.

Al respecto, la limpieza facial adecuada, debe incluir la utilización de jabones neutros y agua tibia, preferiblemente. Se procede humedeciendo la piel con agua tibia, luego se humectan las manos con jabón para proceder la limpieza, realizando movimientos circulares por todo el rostro y finalmente se retira con agua fría para cerrar los poros. Posteriormente, es importante contar con productos especializados como lociones o cremas que puedan complementar el proceso de limpieza, sin resecar el rostro en este caso.

No olvides que es muy importante tener hidratada tu piel adecuadamente, ya que si existe resequedad, tu organismo se encargará de contrarrestarla con una mayor producción de sebo y por consiguiente, el acné seguirá siendo un constante problema.

IUVENIS, crema facial, es un producto especializado para el cuidado del rostro. Su formulación a base de extractos de origen vegetal y marino, sumados a un potente optimizador de la función celular, hidratan la piel profundamente sin sensación grasosa. Sus activos matificantes, ayudan a controlar la producción de sebo e inhiben el crecimiento de las bacterias pro acne. IUVENIS, crema facial, es un producto libre de fragancias y 100% hipoalergénico (certificado por CENCON), ideal para todo tipo de piel.

Sea cual sea tu caso de acné, consulta a un experto en la materia y brinda a tu piel los cuidados que merece, ya que esta es el lienzo sobre el cual pintas la obra de tu vida. Espero que esta información haya sido de tu agrado y como siempre, te deseo un maravilloso día.