Archivo por meses: mayo 2015

¿Te comparto mi sonrisa?

cuidades-interior

 

 

¿Sabes? Hoy abrí la ventana de mi cuarto antes de salir como lo hago de costumbre, pero en esta ocasión, me tomé unos minutos para ver el panorama. Sentir el sol sobre mi piel, me dio una sensación de paz… de agradecimiento y plenitud. emma cuidado interior duo

Definitivamente detenerme por un instante y permitirme disfrutar de mis sentidos, marcó la diferencia en este día que comenzó con una enorme sensación de bienestar.

Compartir alegría, es un acto simple y a la vez complejo; el hecho de vivir en un mundo en el que ya no nos damos tiempo para disfrutar de los detalles, nos lleva por una ruta en la que simplemente lo importante es llegar. Pero: ¿Que pasa con el paisaje? ¿En que momento dejamos de apreciar la naturaleza, el cielo azul y el conectarnos con nuestro espíritu? Posiblemente, si vives en la ciudad como yo, este escenario ideal es cada vez más difuso, no obstante, te invito a que juntas redefinamos la forma en la que sentimos la vida.

Camina y respira…

No es casual que en la mayoría de las técnicas de meditación, muchos de sus ejercicios se centren en la respiración. Inhalar y exhalar, no solamente es un acto de supervivencia, sino también de reflexión y profundización. Si hacemos consciente este acto, en más espacios de nuestro día, sentiremos como podemos transformar la forma en la que percibimos nuestro cuerpo. El ritmo en el que lo hacemos… la evocación al silencio; la sensación de plenitud. Así mismo, cuando integramos este cambio de consciencia al acto de caminar, hacemos una combinación perfecta, inclusive, si preferimos correr para quemar un poco de calorías y generar endorfinas.

¡Calma, calma, que no panda el cúnico!

Entendamos algo: El estrés es una condición o circunstancia, más no una definición de quien eres. Toma el control de tus emociones y preocúpate por cambiar o resolver, aquello que esté en tus manos y lo que no, simplemente déjalo fluir. Asume tus procesos y permítele a los demás hacer su parte, llámense compañeros de oficina, amigos, pareja o hijos. Ante todo, eres responsable de conservar tu armonía, ya que si tu no eres la primera en cuidarte y amarte, es muy difícil que otra persona lo pueda hacer por ti.

El agradecimiento es la memoria del alma.

Todos los días, por más difíciles que se presenten, nos dan motivos para agradecerle a la vida todo lo que recibimos. Desde el momento que abrimos los ojos, ya estamos siendo bendecidos por la gracia de poder ver todos los colores, formas y maravillas que el mundo tiene para nosotros. Agudiza tus sentidos y reconocerás cuantas cosas bellas te rodean, sobretodo cuando estamos hablando de personas. Agradece el hecho de tener una familia que te ama, unos amigos que te aprecian y en si, la posibilidad de interactuar con gente que siempre te puede aportar algo en tu crecimiento personal, inclusive, cuando son de temperamento especial.


Comparte con alegría, hoy que el mundo se olvidó de compartir.

¿Hace cuanto no saludas al vecino y le preguntas como se siente? O que tal la señora del puesto de los jugos que tomas en la mañana, antes de ir a trabajar… ¿Sabes como se llama al menos? Cuando caminamos en esta ruta que se llama vida, solemos caer en el papel indiferente de quien mira sin realmente observar, dejando a un lado, condiciones extraordinarias de la humanidad. Saludar amablemente, preocuparse por las personas que están a tu alrededor o simplemente el ser agradecido y humilde con quienes te están prestando un buen servicio, son maneras en las que compartes tu nueva energía… tu nueva forma de sentir la vida e inspirar sonrisas.

Se que me puse un poco romántica con este escrito, pero sinceramente, el apreciar todos los colores de mi paisaje me conmovió… y por eso, quise compartirlo contigo. Espero que te haya gustado leerme en esta pequeña reflexión.

Lindo día.

Tips para administrar mejor tu dinero.

A pesar de intentarlo, a muchas de nosotras se nos dificulta hacer un uso razonable del dinero. Frases comunes como “es que no me alcanza” o “me prestas y te pago en la siguiente quincena”, son parte de nuestra cotidianidad, sin embargo, existen algunas estrategias que en lo particular, me han ayudado a administrar mejor mis ingresos. ¿Te interesa saber cuales son? Espero que sean de utilidad.

1. Cuanto ganas y cuanto gastas.

La clave de ahorrar empieza al hacer consciencia de cual es tu nivel de ingresos y tu estilo de vida. Por lo general, cuando tenemos hábitos de consumo que implican asumir costos extra, es importante establecer cuales serán tus gastos necesarios y tus gastos superfluos. Los gastos necesarios, por ejemplo, hablan de tus obligaciones mes a mes, como lo puede ser la renta, la cuota del celular, tus servicios públicos, e.t.c. Los superfluos, por otra parte, son gastos que pueden llegar a ser innecesarios y de los cuales puedes prescindír o sustituír, como por ejemplo, salidas a antros de moda, comprarte ropa costosa, entre otros. La clave para ahorrar sin que esto te implique llegar a la avaricia, es introducir pequeños cambios… Determina cuales son tus prioridades y cuales no, estableciendo un orden concreto sobre las áreas en las que puedes empezar a recortar tus gastos. Esto, no solo te ayudará a administrar mejor tu ingreso, sino que además te permitirá empezar a proyectar un ahorro a corto y largo plazo, dependiendo de lo disciplinada que seas con ello.

2. Ahorrar: La clave del éxito.

Si… Ya lo se. A veces parece imposible, ¡ sobretodo cuando hay ofertas de zapatos !. El ahorro es una actividad que requiere constancia y compromiso, por lo cual, el consejo que podría darte, además de revisar tu lista de gastos superfluos, es establecer pequeñas metas que puedas ir cumpliendo como reto personal. Inicialmente, puedes comprometerte a ahorrar no menos del 10% de tus ingresos. Si llegas a ahorrar más, excelente, ya estás avanzando hacia la ruta del éxito, pero si no te es posible llegar a un 20% o más, intenta mantenerte al menos sobre el 10%. Es de mucha utilidad, que este ahorro puedas hacerlo por un propósito que te motive a ser constante. Un viaje, un estudio que quieras hacer… Algo que te permita fijar esa meta a alcanzar. De igual forma, hoy en día puedes encontrar miles de opciones en los bancos, que te ayudan a lograr tus objetivos. Consulta con tu banco de confianza.

3. Hoy me gaste tanto en…

Llevar un registro de gastos es una excelente alternativa para aquellos que no tienen un control sobre sus finanzas. Al poder generar una bitácora sobre lo que consumes o en lo que inviertes al día, podrás establecer un presupuesto promedio que deberás respetar. Si por ejemplo, en este ejercicio, te das cuenta que en promedio gastas entre 200 y 300 pesos al día, pero que muchos de estos gastos son superfluos, podrías recalcular cuanto es lo máximo que puedes gastar en el día para no afectar el pago de tus gastos necesarios. De igual forma, si llegas a pasarte un poco en tu presupuesto diario por alguna situación, podrás ajustarte el cinturón el resto de la semana, con tal de cumplir esta programación.

4. Cumple con tus pagos oportunamente. Evita acumular intereses.

Parte de la incapacidad de llevar un control eficiente de las finanzas personales, tiene que ver con las deudas. Concretamente, muchas personas que refieren la dificultad del ahorro, acuden con frecuencia a los prestamos, ya sea a través de entidades bancarias, conocidos o amigos. Este hábito, que en ocasiones particulares es una solución a corto plazo, en realidad establece el crecimiento del problema económico en periodos prolongados, sobretodo cuando se hace un uso irresponsable de este recurso. El asumir la responsabilidad de tus deudas, es un punto de partida importantísimo para poderse encaminar hacia una administración eficiente de los ingresos. Te recomiendo entonces, iniciar con un periodo de contingencia, que te permita cumplir con tus obligaciones como adeudado y empezar a poner orden a tus gastos. No solo verás como paulatinamente te va a alcanzar para más cosas, sino que además, al liquidar tus deudas, te aseguro que podrás dormir mejor :) .

5. ¿ Cuanto gastas en verte bien ?

Si hay algo en lo que puedes gastar mucho dinero y a la vez ahorrarlo, es en la industria de la moda. Para verte bella no debes gastar tanto dinero, tan solo basta con establecer algunos parámetros. Hablando en términos generales, muchas mujeres compramos por impulso, al ver descuentos especiales que nos incitan a comprar sin analizar mucho la situación. Con esto quiero decirte, que pienses bien que uso le vas a dar a lo que compres y si realmente lo estás necesitando. Si sabes realizar compras más inteligentes y te compras piezas básicas que puedas ir transformando, te aseguro que tu guardarropas será más versatil de lo que te imaginas. Según Tim Gunn, experto en Moda de fama internacional, el guardarropa perfecto se compone de 10 piezas que en esencia son: Un vestido negro corto, un vestido de día, un blazer, unos jeans, pantalones oscuros, un sweater, una camisa blanca, una gabardina, una falda a tu medida y un pantalón deportivo. Si te fijas, seguramente tienes más prendas en tu closet, no obstante, podrías considerar el uso eficiente de accesorios y complementos para evitar compras compulsivas que te llevan a gastar por gastar.

Como ves, el tema de las finanzas personales, además de ser interesante, tienen muchas vertientes que podemos emplear para reestructurar nuestros hábitos de consumo. Espero que te hayan gustado mis recomendaciones de hoy. Que tengas un hermoso día.